La Casona

Orizaba y Puebla

Col. Roma

México D.F.

16570

 

La llamada “Casona” del Centro Asturiano de México fue adquirida en abril de 1945, sin embargo esta casa ya tenía una larga historia. Fue mandada construir en 1920 por Joaquín Baranda Mac Gregor como residencia familiar del matrimonio Baranda-Luján en la esquina de las calles de Orizaba y Puebla de la recién creada (1902) colonia –denominación que en la ciudad de México se da a los barrios– Roma. Los planos se deben al arquitecto Manuel Gorozpe y la construcción al ingeniero Miguel Rebolledo, quien introdujo en México el concreto armado que empleó en esta casa. Posiblemente la construcción concluyó hacia 1925 y la fastuosa residencia fue inaugurada en 1929 y la familia Baranda Lujan se trasladó a su nueva casa en 1930.

 

A finales de 1940 el matrimonio Baranda-Luján, afectado en sus propiedades agrícolas en la Comarca Lagunera y con la salud gravemente quebrantada de Joaquín Baranda (fallecería en 1941),  renta la casa a la Embajada de Brasil en México que la ocupa durante los años de la Segunda Guerra Mundial hasta mediados de 1945. En ese mismo año de 1945, Dolores Luján viuda de Baranda vende al Centro Asturiano por 750,000 pesos la residencia que actualmente está considerada como monumento artístico de acuerdo con la ley federal vigente.

 

Las fachadas de “La Casona” son de la llamada “piedra blanca” de Pachuca que por los residuos ferrosos que contiene, cuando está a la intemperie se oxida adquiriendo un tono dorado. El ingreso es de mármol blanco y negro italiano y en el vestíbulo principal, sobre la escalinata que lleva a las plantas superiores, se encuentra un vitral con una vista en tonos sepia de la iglesia de san Francisco Xavier en Tepotzotlán, Estado de México, hecho por la casa Maumejean Hermanos de Madrid. En otro de los salones de la planta baja se encuentra otra gran vidriera, ésta esmerilada en estilo art- deco, que representa algún lugar del Central Park de Nueva York realizado por los Atéliers D’Art Gaetan Jeannin de París. La construcción de casi 2,300 metros2 tiene pisos de parquet de maderas finas, chimeneas labradas de mármol fino, tapices de seda en las paredes y herrajes de bronce en escaleras y barandales. Los pisos de las logias y terrazas son de pasta de granito con la técnica de cloissoné. Originalmente desde la terraza descendía una escalera de mármol hacia el jardín de la parte trasera. En este espacio se construyó el nuevo edificio del Centro Asturiano, según diseño del arquitecto Manuel Gárate Valdés, del que se colocó la primera piedra en mayo de 1946, y en diciembre de 1950 se concluyeron las obras siendo presidente del Centro Paulino Coto Riera.

 

El Centro Asturiano remodeló el inmueble, derribó los muros divisorios de habitaciones y despachos para tener varios salones grandes, liberó los sótanos para zona de bar, administración y academia y decoró los muros con retratos de Jovellanos, Campoamor y Palacio Valdés y las cruces de la Victoria y de los Ángeles ornaron rejas y puertas. En 1951, bajo la presidencia del profesor Antonio Gutiérrez López en la que había sido residencia lujosa empezó a funcionar la Academia con cursos diversos para los socios, una biblioteca y el Grupo Cultural Jovellanos que organizó conferencias en el salón principal, llamado de Candiles de la ya conocida como “La Casona”.

 

A partir de 1966, bajo la presidencia de Aurelio González, se restaura la sede social del Centro Asturiano y se devuelve a su esplendor original, aunque con nuevas funciones. A partir de 1973, presidiendo el Centro Antonio Carús Pando, se vuelven a realizar numerosas conferencias en el Salón de Candiles y el antiguo comedor de la casa, con el vitral esmerilado art-deco, se convierte en la oficina presidencial. Finalmente, después de cuarenta años de ocupar la sede de “La Casona”, en enero de 1985, el Centro Asturiano se traslada a su actual sede sociocultural en las calles de Arquímedes, con lo cual la vieja casa queda sin funciones y empieza a languidecer.

 

La Junta Directiva no quiere deshacerse de una propiedad entrañable e íntimamente ligada a la vida del Centro  y así el 22 de octubre de 1986 Adolfo Graña Reguera, presidente del Centro Asturiano, y Jorge Carpizo, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, firman un convenio de comodato por 10 años (el cual se renovaría sucesivamente hasta nuestros días), por el cual el Centro Asturiano, en un generoso gesto de apoyo a la cultura de México, cedía sus instalaciones para que en ellas pudiera funcionar la Casa Universitaria del Libro, la cual sigue siendo hoy en día un importante foco de difusión cultural.

 

Edificio Sociocultural

Arquímedes no.4

Col. Chapultepec Morales

11570, México D.F.

tel. 5281 0024 / 5281 0141

fax: 5281 3546

 

Parque Asturias

Cáliz no.118

Col. El Reloj

04640, México D. F.

tel. 5610 1124 / 5610 1723

fax: 5617 4787

 

 

Club Campestre Ecológico

Carretera Federal Cuautla-Chalco-México km 53

Municipio de Atlatlahucan, Estado de Morelos 62840

tel 01 597 1061070 al 79 Casa Club

       01 597 1061080 al 89 Oficina

       01 597 1061090 al 99 Campo de Golf
       01 597 1061040 al 48 Hotel